TÉCNICA DE INTEGRACIÓN NEUROMUSCULAR (T.I.N.)

             

              Técnica de Integración Neuroestructural, conocida también como “Técnica Bowen” por ser él, Thomas A. Bowen, quien la creó y desarrolló. También se la conoce por sus siglas, N.S.T., marca registrada, del término inglés "NeuroStructural integration Technique.

 
                Es una terapia de tejidos blandos, que a través de estímulos en determinados puntos llegan al sistema nervioso central, periférico y autónomo y buscan la integración del sistema nervioso y del cuerpo para que este recupere el equilibrio. Cuando se aplica se inicia un proceso natural de autorregulación este proceso que se inicia en la columna vertebral consecuentemente llega a todo el cuerpo, tejidos y órganos.


Alivia el dolor: y permite que sea el mismo cuerpo quien active los recursos de autocuración, y lo hace a diferentes niveles para recuperar de esta manera el equilibrio perdido, lo que se llama la “Homeostasis”. Muchas veces se recupera ese equilibrio simplemente rompiendo el círculo vicioso de dolor y protección que propio organismo crea.


Relaja: la manipulación que se hace es muy suave (sin dejar de ser por eso sorprendentemente efectiva) además el protocolo seguido de estimulo y reposo. Crea el marco ideal para que el cuerpo pueda producir ese cambio que se necesita, dando la oportunidad al cuerpo de recupera su estado natural mientras se produce esa profunda relajación.


Elimina bloqueos: ligado al concepto de circulación energética, “Chi”.

 

Regula la energía del cuerpo: parte del trabajo con T.I.N. está realizado sobre puntos de los meridianos de Acupuntura y Tsubos del Shiatsu liberando los bloqueos que se producen en ellos y permitiendo que la energía circule mejor. Este bienestar producido por esta liberación afecta a todo el cuerpo. Eliminando los bloqueos y permitiendo la reestructuración. El camino hacia la estabilidad estructural queda abierto, el cuerpo no pudiera trabajar bien. Trabaja sobre el Sistema nervioso autónomo con lo que estamos actuando sobre el control de la mayoría de las funciones corporales, desde la respiración hasta los sistemas endocrino y gastrointestinal; y linfático El efecto resultante en todos estos niveles de actuación produce una eliminación rápida o la reducción de síntomas, seguidos de un aumento de la energía y un sentido inequívoco de bienestar. Típicamente la respuesta a NST es en la mayor parte de los casos es profundamente eficaz, y más que raras veces, milagrosa. El objetivo principal de TIN es reintegrar el complejo mente - cuerpo como un todo, refiriendonos tanto a las dolencias como a los síntomas de desequilibrio.